El Cabildo de Gran Canaria ha reconocido con el galardón Gran Canaria Mosaico al oficio tradicional de la recogida de pinocha por su contribución a la prevención de los grandes incendios forestales, una actividad casi desaparecida que resulta fundamental para despejar de vegetación seca los montes y cumbres de la isla.

El consejero de Medio Ambiente, Clima, Energía y Conocimiento, Raúl García Brink, acompañado del alcalde de Artenara, Jesús Díaz, y de la concejala de Medio Ambiente de Agaete, Noemí Rosario, hizo entrega del galardón a Juana Suárez y Eduardo Rivero, representantes de un oficio “clave para la gestión sostenible del territorio y de la isla”, destacó el consejero, y que aporta “un servicio ambiental extraordinario a la vez que contribuye a convertir Gran Canaria en una isla adaptada y preparada ante los grandes incendios forestales”, sentenció.

En ese sentido, el consejero adelantó que el Cabildo estudiará la viabilidad de ampliar el pago por servicios ambientales, como ya hace con los pastores integrados en el proyecto Gran Canaria Pastorea, a otras actividades “igualmente estratégicas” como la recogida tradicional de pinocha. 

El pago por servicios ambientales es una fórmula pionera en Canarias aplicada por el Cabildo con los pastores de la isla desde hace tres años, y con la cual 37 familias ganaderas se van a ver retribuidas por su contribución en la labor de prevención de incendios forestales. “Este mismo modelo sería aplicable a otros oficios tradicionales que igualmente contribuyen a crear un paisaje mosaico resistente al fuego, oficios que Gran Canaria, sencillamente, no se puede permitir que desaparezcan”, reflexionó el consejero.

El galardón Gran Canaria Mosaico es un reconocimiento que hace el Cabildo a quienes con su labor cotidiana contribuyen a la creación de un paisaje resistente a los grandes incendios forestales. Habitantes de zonas rurales que mantienen actividades agrícolas, ganaderas, y forestales, pero también la restauración o el pequeño comercio de la isla que trabaja con el producto local. Así, a lo largo del año el Cabildo reconoce mensualmente a una persona o entidad que represente a cada una de las piezas clave de ese conjunto paisajístico y medioambiental preparado ante los incendios forestales. 

La pinocha, un recurso forestal utilizado desde hace siglos como cama para los animales, embalaje para proteger el transporte de fruta y verdura o para mezclarla con el abono en las fincas agrícolas, entre otros usos, es sobre todo un elemento importante del ecosistema del pinar canario, refugio de flora y fauna, que ayuda a prevenir la erosión del suelo. Por eso es necesario realizar un aprovechamiento ordenado, racional y sostenible, con el que evitar la acumulación excesiva en zonas estratégicas y prevenir así los grandes incendios forestales.

Hoy en día, unas pocas familias mantienen vivo el oficio en Gran Canaria y la recogen y distribuyen para que se utilice como recurso natural en agricultura y ganadería, a la vez que contribuye a reducir la masa vegetal seca en los montes y cumbres de la isla.

El aprovechamiento sostenible de recursos como la leña, la pinocha o el forraje promueve la economía circular, evita la despoblación en el medio rural y ayuda a prevenir los grandes incendios forestales. La web de prevención de incendios del Cabildo, www.grancanariamosaico.com, informa sobre los condicionantes que hay que seguir para recoger pinocha en Gran Canaria, una actividad permitida pero con limitaciones según zona y cantidades.

Gran Canaria Mosaico es la estrategia de prevención de grandes incendios forestales impulsada por el Cabildo de Gran Canaria que promueve la recuperación de paisajes mosaico basados en el equilibrio entre los espacios naturales y las actividades agrícolas, ganaderas y forestales y la adaptación de la sociedad para convivir con el fuego. Un paisaje mosaico es aquel donde conviven diferentes tipos de bosques y naturaleza con sembrados o pastos y donde cada una de estas piezas pone obstáculos al fuego, que se propaga más lento y hace posible sofocarlo.